jueves, 14 de diciembre de 2017

Acción: energía y movimiento corporal.

Willem de Kooning en su estudio (1961). Fotografía de archivo.
Willem de Kooning en su estudio (1961). Fotografía de archivo.

Willem de Kooning nació en Rotterdam en 1904. Es, junto con Jackson Pollock, la figura más sobresaliente entre los pintores asociados al expresionismo abstracto. A los 23 años emigra a Estados Unidos y en 1939 se convierte en miembro de un grupo que pronto se conocerá como la escuela de Nueva York, caracterizada por una pintura en tonos grisáceos, rosados y verdes, combinando abstracciones y figuración tradicional de un modo alternativo.

En 1948 presenta su primera exposición individual. Alguna de sus obras genera una dura polémica no sólo entre un público escandalizado, sino también entre los críticos y seguidores del arte rigurosamente abstracto. Violencia, energía y ambigüedad son las características básicas de su pintura, pero no se utilizan destructivamente, sino que se activan como parte de la instauración de un orden estético, explotando las posibilidades expresivas del gesto y de la materia, experimentando con formas abiertas y dinámicas que sugieren el temperamento y la acción creativa propia.

La obra de Williem de Koonig influyó de manera decisiva en el movimiento denominado Pop Art, y en los años 50 su estilo es captado en Nueva York por jóvenes artistas que darán lugar posteriormente a una segunda generación de expresionistas abstractos. Su trayectoria artística se extiende hasta finales de los años ochenta y durante sus cincuenta años de trabajo continuado alternó la figuración y la abstracción. De Kooning se mantuvo siempre fiel a su espíritu independiente, lo que le otorgó la libertad de pintar desde sus célebres mujeres de los años cincuenta hasta las obras monumentales y de trazo violento en las que libremente conjuga figuración y abstracción.

Su último legado fue interpretado como la cura de su enfermedad, después de 25 años de dependencia alcohólica. A pesar de sus pérdidas de memoria producidas por el Alzheimer, aportaba novedades a su obra. Los críticos encontraron paralelismos entre su trabajo y los últimos años de Matisse. Con una paleta más amplia, parecía haberse liberado al final de la tensión dramática de las producciones de los 70.

El pintor neerlandés, nacionalizado norteamericano, falleció el 19 de marzo de 1997. Su primera biografía, titulada “De Kooning: An American Master”, fue publicada por Knopf a finales de 2004. Sus autores, Mark Stevens y Annalyn Swan, recibieron el Premio Pulitzer por este trabajo.

Texto: Alex J. Santos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super