lunes, 25 de septiembre de 2017

Historia de una cibersociedad proscrita.

Ciberactivista de Anonymous con la máscara de Guy Fawkes. Fotografía de archivo.
Ciberactivista de Anonymous con la máscara de Guy Fawkes. Fotografía de archivo.

El informático y escritor norteamericano Eric Raymond, autor de “The New Hacker’s Dictionary” (Eric S. Raymond, 1996), definió a los hackers como inteligentes, intensos, abstraídos e intelectualmente abiertos, que prefieren el desafío del conocimiento a una recompensa monetaria por un trabajo.

Desde la popularización del ordenador personal a finales de la década de los 70 del siglo XX, el progresivo crecimiento de la práctica del hacking ha dado como resultado el cambio del papel de la tecnología en la sociedad. La imagen del hacker se ha transformado de personaje inofensivo a techno-criminal. Sus actividades han sido criminalizadas y hoy son perseguidos por la ley. Los hackers quieren que su ética sea vista como legítima, o al menos entendida, en lugar de ser descritos como enfants terribles que emplean su tiempo en ocasionar daños dentro de la comunidad informática.

El término comenzó a utilizarse para definir a un grupo de pioneros de la informática del MIT, a principios de los años 60. Desde entonces, y casi hasta finales de 1970, un hacker era una persona obsesionada por conocer lo más posible sobre los sistemas informáticos. A principios de los 80, bajo la influencia de la película “Juegos de Guerra” (John Badham, 1983), y el arresto de la banda conocida como 414, los hackers pasaron a ser considerados como jóvenes insensatos capaces de violar sistemas informáticos de grandes empresas y del gobierno. Por desgracia, los medios de comunicación y la comunidad científica no han puesto mucho esfuerzo por variar esta definición. El problema para llegar a una definición más precisa radica, tanto en la poca información que hay sobre sus actividades cotidianas, como en el hecho de que lo que se conoce de ellos no siempre cabe bajo las etiquetas de los delitos conocidos. Este problema, y la falta de entendimiento de lo que significa ser un hacker, convierte esta etiqueta en un cliché excesivamente utilizado para calificar muchos tipos de intrusismos informáticos. La sociedad prefiere tildarlos de delincuentes que interceptan códigos de tarjetas de crédito y los utilizan para beneficio propio. En cambio, el principal objetivo de los hackers no es convertirse en delincuentes sino pelear contra un sistema injusto utilizando como arma al propio sistema. Su guerra es silenciosa pero muy convincente.

Texto: Iván González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super