viernes, 22 de septiembre de 2017

El lado perverso del comercio electrónico.

El meteórico desarrollo de internet trajo consigo la instalación en la red de individuos cuyas actividades son el reflejo de hasta dónde puede llegar el ser humano en su propósito de degradación: trata de blancas, tráfico de drogas o armas a través de chats, foros o grupos de anuncios clasificados a los que puede tener acceso cualquier persona desde su hogar.

En 2001, las gemelas Belinda y Kimberly fueron compradas por un matrimonio norteamericano y luego revendidas a Judith y Alan Kilshaw, una extraña pareja de Gales. La operación se desarrolló a través de la agencia virtual Caring Heart Adoption. La venta de humanos y sus órganos es inmoral e ilegal en nuestra sociedad. A pesar de ello, en 1999, la empresa de subastas on-line eBay descubrió que en su web se ofrecían tres bebés y dos riñones. Poco tiempo después, varios portales chinos fueron descubiertos subastando órganos no vitales de personas. La empresa líder de tecnología de internet NetEase ofertaba la posibilidad de adquirir córneas, pulmones y riñones.

Rons Angels, aprovechando el vacío legal existente en la justicia estadounidense, llegó a ofrecer en su polémica página óvulos de jóvenes modelos, por lo general de países del este de Europa. Las transacciones oscilaban entre los 15.000 y los 150.000 dólares. Yendo aún más lejos, Clones-R-Us proponía la posibilidad de clonación después de pagar unas licencias de adquisición.

Otro caso muy comentado en la prensa mundial fue el Principado de Sealand, país virtual fundado en 1967 por Roy Bates y su esposa Joan, y que no es más que una plataforma petrolífera en el mar del Norte. Su principal fuente de ingreso se sustenta en la venta de títulos nobiliarios a través de internet. También es posible comprar un metro cuadrado de territorio por 33 dólares.

Respecto a temas más perseguidos como el tráfico de drogas o armas, las operaciones se realizan siempre mediante mensajes personales o a través de páginas secretas. Sitios de ventas de vitaminas esconden entre sus productos miles de variedades de fármacos ilegales. En la actualidad, en los Estados Unidos existe un número preocupante de sitios de subastas on-line en los que se comercializan armas junto con sus licencias, casi siempre ilegales. En octubre de 1999 se localizó en eBay un misil, un lanzagranadas y un bazooka.

El nacimiento de la nueva cultura de comercio virtual facilitó el surgir de un nuevo concepto dentro del mundillo delictivo: el cibercriminal.

Texto: Iván González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super