lunes, 25 de septiembre de 2017

Lo real sólo se expresa por el absurdo.

José Eugenio Mañas, “S/t - detalle” (2016). Fotografía: José Eugenio Mañas.
José Eugenio Mañas, “S/t – detalle” (2016). Fotografía: José Eugenio Mañas.

“Quien camina en línea recta no llega a ninguna parte”, título de la nueva exposición de José Eugenio Mañas —abierta al público hasta el 30 de setiembre, en la galería albacetense La Lisa—, se articula a través de una instalación fotográfica, jugando con la disposición de las obras en el propio espacio expositivo para acentuar esa sensación de extrañeza que el artista confiere a su trabajo.

El punto de arranque de este proyecto es “El mito de Sísifo”, ensayo filosófico que Albert Camus escribió en 1942 y que Mañas toma como referencia para presentar su propio discurso sobre el vacío y el absurdo de la existencia humana, aspectos que se han convertido en el eje de sus últimas propuestas. José Eugenio Mañas construye su “realidad” a partir de un rico repertorio visual, donde la sorpresa, el ridículo, el humor y el absurdo son los instrumentos adecuados para suscitar en el espectador una amalgama de sensaciones que rompen convencionalismos creando un sinfín de situaciones extrañas; unas veces inverosímiles, otras más cercanas a la poesía, pero impregnadas siempre de una mirada que esconde un universo de posibilidades semánticas de corte existencialista que van más allá de la apariencia nihilista.

Se trata de una colección de fotografías directas y misteriosas, elaboradas de forma sencilla, sin artificios y retoques, pero cargadas de metáforas, a veces de compleja lectura, porque el creador entiende el arte como un espacio de libertad donde deben entrecruzarse multitud de significados e interpretaciones. Esa mezcla y esas historias entrelazadas son las que finalmente nos atrapan, deseando que nunca tengan fin.

El trabajo de José Eugenio Mañas está cargado de una riqueza visual extraordinaria; imágenes que se apoderan de nosotros con sólo mirarlas, imágenes que no sólo seducen, divierten e impresionan, sino que por su carga semántica, su lenguaje abierto e imprevisible, nos invitan a reflexionar sobre temas de carácter cotidiano y existencial que difuminan nuestro verdadero ser y vienen a decirnos, al igual que lo hiciera Paul Valéry, que “lo real sólo puede expresarse por el absurdo”.

Texto: Patricia Peláez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super