jueves, 14 de diciembre de 2017

Aquellos tiempos cuando se nos fue la “pelota”.

Mundial de Sudáfrica 2010. Patada en el pecho a Xabi Alonso. Fotografía: Reuters.
Mundial de Sudáfrica 2010. Patada en el pecho a Xabi Alonso. Fotografía: Reuters.

A finales de la década de los años 90 del pasado siglo, la ya fallecida pedagoga y teóloga alemana Jutta Burggraf, durante una conferencia en la Universidad de Navarra, alertó sobre el fenómeno sociológico que suponía el fútbol, el cual en su opinión estaba adquiriendo rasgos de nueva religión.

Emisiones en abierto o de pago; partidos de primera, segunda o regional preferente; por la mañana, tarde, noche o de madrugada; en casa o en el bar; solos o con amigos y/o forofos del equipo contrario; el sábado, domingo, lunes, martes… cuando fuera; la Liga, la Champions, la Eurocopa, los Mundiales, partidos amistosos… ¿qué tendrá el fútbol que a tanta gente apasiona? ¿por qué ante una emisión de pago de un Real Madrid vs. Barça se paraliza medio país? En enero de 1997, Francisco Álvarez Cascos declaraba el fútbol de interés nacional (Ley 21/1997, conocida como Ley del Fútbol).

La batalla de las televisiones abrió al final de la temporada 95/96 un grifo de oro para los clubes de fútbol. Las disputas entre RTVE y las cadenas privadas por controlar los derechos de emisión se tradujeron en cifras millonarias. La cantidad a repartir llegó a ser un 400% superior a la temporada anterior. Más dinero que nunca en “juego” y como consecuencia más partidos que nunca emitidos. Y con el escandaloso incremento de las retransmisiones futboleras nacía un nuevo deporte, el “sillónbol”. Recuerdo semanas históricas en las que salíamos a partido por día: los lunes, el partido de Antena 3 de la Liga; los martes, miércoles y jueves los mejores del fútbol patrio en las competiciones europeas; y el viernes, un amistoso para mantener la forma y continuar con los partidos de Liga del fin de semana. Y eso cuando no había de por medio partidos de Copa del Rey.

En febrero de 1999, Real Madrid TV iniciaba sus emisiones a través de Canal Satélite Digital. Se trataba de una propuesta pionera dedicada en su totalidad al club “merengue”.

Hoy, con las nuevas tecnologías de la información y comunicación todo parece más disperso e intenso a la par. Para los “colgados de la pelota” hay plataformas que ofrecen canales 100% fútbol, 24 horas del mejor balompié de ayer, hoy y siempre.

Pero el maná llegó con Rojadirecta, una página web de enlaces que posibilitaba el visionado gratuito de todo el fútbol del mundo desde el ordenador; o lo que es lo mismo, el sueño de Futbolandia hecho realidad. En respuesta, Mediapro y GolTV, dueños de parte de los derechos de retransmisión del fútbol español, iniciaron un procedimiento judicial para poner fin a las fechorías del Robin Hood gallego Igor Seoane, creador en 2005 de este proyecto solidario dirigido a los necesitados de balón.

Por el momento, la guerra la sigue ganando Seoane. Porque en la era del digitalismo ¿es acaso posible poner puertas al “campo”?

Texto: Xosé Mon González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super