jueves, 14 de diciembre de 2017

Brexit: al ritmo de “London Calling”.

Vista general del Puente de la Torre, Londres. Fotografía de archivo.
Vista general del Puente de la Torre, Londres. Fotografía de archivo.

Londres ofrece al visitante la posibilidad de viajar en el clásico autobús rojo de dos pisos, comprar en los grandes almacenes Harrods o beber una refrescante pinta de cerveza en alguno de sus tradicionales pubs. Con una población de más de ocho millones de habitantes, Londres es la mayor ciudad de… Europa; otrora la Unión Europea (Brexit). Es indudable que posee un atractivo único. En muchos ámbitos de la vida, todavía existe la creencia de que “para ascender y triunfar hay que tomar el tren de Londres”.

Los mayores puntos de interés —desde el Big Ben hasta la Torre de Londres— atraen cada año a millones de turistas; así mismo, resultan interesantes las tranquilas plazas, las estrechas callejuelas y los amplios espacios verdes como Hyde Park, Green Park y St. James’s Park, todos ellos a pocos minutos de las tiendas del West End. Al norte y al oeste de Trafalgar Square se sitúa el centro comercial del West End, una animada zona de pubs, restaurantes, tiendas, teatros y cines, concentrados entre Piccadilly Circus, Leicester Square y Oxford Street. Por la noche, transitan por sus calles personas que van y vienen de los espectáculos, mientras los portales y vestíbulos de las tiendas sirven de improvisado refugio para los sintecho. Otro de los puntos dinámicos del West End es Covent Garden.

Lambeth y Southwark, los barrios históricos al otro lado del Támesis, poseen un gran número de impresionantes lugares de encuentro cultural, mientras que al norte del centro, pasando por el llamativo y desconcertante museo de Madame Tussauds, se concentra una mezcla de barrios de marcado ambiente local y excelentes parques. Regent’s Park es el más elegante. Hampstead Heath, el más grande. La música y el teatro alternativo están en primera línea, pero no menos interesantes son las representaciones artísticas, con oportunidades constantes de disfrutar las actuaciones de brillantes compañías teatrales, grupos de danza, exhibiciones y ópera. La exploración de las comunidades suburbiales es esencial para saborear en su totalidad esta dinámica de metrópoli.

En los alrededores de la ciudad, los grandiosos monumentos de Greenwich, Windsor y Hampton Court atesoran una incalculable riqueza histórica; los espacios abiertos de Richmond y Kew suponen una válvula de escape a la neurosis de la urbe, con muchos más puntos de interés desparramados a lo largo y ancho del camino, desde la Dulwich Picture Gallery a la imponente Thames Barrier. Al noroeste de Hyde Park se extiende el barrio de Notting Hill, una zona intercultural que merece ser visitada especialmente en agosto, cuando se celebra el Bank Holiday Carnival. La exuberante mezcla étnica confiere a Londres una diversidad y energía que no se puede comparar a la de ninguna otra ciudad inglesa.

Texto: Mauro Sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super