lunes, 25 de septiembre de 2017

José Eugenio Mañas: “Todos somos Sísifo”.

“Todos somos Sísifo” es un fotolibro de 83 páginas, que contiene 55 imágenes e incluye una fotografía original firmada y numerada de regalo. Tiene como punto de arranque “El Mito de Sísifo”, ensayo filosófico que Albert Camus escribió en 1942 sobre el héroe mitológico que, tras haber revelado el designio supremo a los hombres, es condenado por los dioses a empujar una piedra gigantesca hasta la cumbre de una montaña con el único propósito de dejarla caer rodando para volver a empujarla de nuevo hasta lo más alto, en un ciclo eterno. Esta tarea inútil y perenne que no tiene un fin concreto es el pretexto que utiliza Camus para desarrollar su discurso sobre el hombre absurdo y el sinsentido de la existencia humana; teoría que José Eugenio Mañas toma como referencia para presentar su propio discurso sobre el vacío de la realidad y el absurdo de la existencia. Estos aspectos articulan el eje de su lenguaje último, llevándolo a cabo a través de un repertorio visual donde lo extraño, la sorpresa, el ridículo y el humor nos alejan de la lógica establecida.

Para José Eugenio Mañas, el absurdo, el humor y el ingenio son los instrumentos adecuados para apartarse de lo convencional y lo cotidiano a través de la creación de situaciones insólitas; unas veces inconcebibles, otras próximas a la poesía, pero siempre impregnadas de una mirada que esconde un sinfín de significados que van más allá de la propia apariencia nihilista, y es que como él mismo dice “se pueden abordar temas serios sin la necesidad de mostrarlos de una forma terriblemente seria.”

El cuerpo, que es la causa central de su trabajo, se presenta como el lugar donde suceden las cosas. Es un cuerpo ligado a la acción, a la performance y al objeto; todo ello dispuesto para invertir el sentido de lo que comúnmente vemos, cuestionándolo y enfrentándolo al espacio habitado. Se trata de un cuerpo en movimiento, congelado únicamente por el propio acto fotográfico, un boceto inacabado que sólo puede ser completado a partir de la mirada y pensamiento de quien contempla desde el otro lado. Estas acciones, que en realidad parecen no haber existido jamás, pueden sugerir un primer acercamiento al vacío de la propia existencia humana. Al artista albaceteño le interesa el objeto como una extensión de su propio cuerpo, como hilo conductor de cada obra.

Como ocurría en el Surrealismo, José Eugenio Mañas aborda el objeto desde su dimensión simbólica, sin desdeñar su carga subjetiva y el nuevo rol que alcanza mediante la descontextualización y el alejamiento de su función habitual; ese efecto de extrañamiento e inutilidad práctica lo convierten en una herramienta mediadora para pensar y plantearnos interrogantes, pero también para reafirmar su valor de cambio por medio de las nuevas propiedades que adquiere y que nos obligan a un replanteamiento de la realidad. Se trata de elementos usuales, unas veces tomados de la naturaleza, otras veces fabricados por la mano del hombre, pero casi siempre relacionados con lo insustancial, con la fragilidad y el vacío. La disposición de los mismos adquiere un entramado ambiguo que exhorta lo ilógico, lo disparatado y lo irracional, pero nunca desprovistos de la idea que marca el transcurso de cada acción que para el artista es importante. Estos objetos actúan a modo de reliquia sobre el cuerpo en un intento de embellecerlo y enaltecerlo, pero en realidad  no hacen otra cosa que acentuarlo como un contenedor de lo que en realidad somos, un sostén de lo simulado, de lo falso y lo artificial.

Son fotografías directas y misteriosas que muestran con ironía la huella del día a día; imágenes elaboradas desde la simplicidad, sin artificios y retoques, pero cargadas de metáforas, a veces de lecturas complejas, que el artista no desentraña con claridad, porque él mismo entiende el arte como un espacio de libertad donde deben entrecruzarse multitud de significados e interpretaciones. Esa mezcla y esas historias entrelazadas son las que en definitiva nos atrapan, deseando que nunca tengan fin.

“Todos somos Sísifo” se podrá encontrar muy pronto en diversas librerías de la geografía española, si lo deseas, puedes adquirir ya un ejemplar escribiendo a caramelodelimondistribucion@gmail.com

Texto: Deva Tuero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super