lunes, 11 de diciembre de 2017

Bosquejos e ilusiones de una vida “animada”.

“Una vez, un niño me dijo que yo no dibujaba a Bugs Bunny que en realidad lo que hacía eran cuadros de él. Esta profunda observación significó que el pequeño creía que los personajes estaban vivos. En ocasiones, yo también tengo la sensación de que es cierto.” (Chuck Jones)

El dibujante Charles M. Jones nación en Washington, en 1912. Tras graduarse en el Chouinard Art Institute (actualmente, el Instituto de las Artes de California) debuta en el mundo de la animación trabajando para la Warner, donde es designado al equipo de Tex Avery. El joven Jones comenzó creando un par de perritos traviesos y un ratón con ojos gigantes llamado Sniffles, cuyo amigo era un gusano. Dos años después, en 1938, dirige su primera película “The Night Watchman”, un cortometraje de seis minutos en el que utilizó 5.000 dibujos.

En la década de los años 70 del siglo XX, las animaciones producidas por Warner se convirtieron en piezas muy cotizadas, por ello Jones empezó a desarrollar ediciones limitadas de sus imágenes que retrataban escenas de sus caricaturas más perdurables. Sus creaciones han sido expuestas en centenares de galerías y museos del mundo, incluyendo el MoMa de Nueva York y el Museum of the Moving Image de Londres.

Durante su carrera, que se extendió a lo largo de sesenta años, Chuck Jones creó cerca de 300 películas animadas, consiguiendo cuatro Premios Oscar. Además, se le concedieron dos Doctorados Honoris Causa así como distinciones incontables en todo el mundo, siendo una de las últimas el Honorary Life Member otorgado por el Sindicato de Directores de Estados Unidos.

Discípulo y amigo de glorias como Bob Clampett, Robert McKimson e Isadore “Friz” Freleng, logró consolidar un estilo propio y reconocible aún cuando animaba creaciones de otros; alternaba tomas generales con primeros planos de rostros muy expresivos, en muchas ocasiones dotados de una mirada que buscaba la complicidad del espectador. Algo que siempre lo distinguirá es que en uno de sus cortos los protagonistas pasan gran parte del tiempo con la mitad del ojo cubierto por el párpado.

Chuck Jones fue el padre de criaturas tan entrañables como Bugs Bunny, el Pato Lucas, Porky, Wile E. Coyote o el Correcaminos. En febrero de 2002, fallecía en California a los 89 años de edad víctima de un fallo cardíaco.

Texto: Alex. J. Santos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super