viernes, 22 de septiembre de 2017

Berlín: cultura y arte de primer nivel.

Vista de la torre Fernsehturm, ubicada en el centro de Berlín. Fotografía de archivo.
Vista de la torre Fernsehturm, ubicada en el centro de Berlín. Fotografía de archivo.

Berlín no se parece a ninguna ciudad alemana ni a ninguna otra del mundo. Su pasado ha dejado innumerables restos por toda la urbe: desde el desaparecido Muro hasta edificios que se conservan en ruinas como recuerdo de la Segunda Guerra Mundial.

Durante años, su aislamiento en medio de la RDA desembocó en una mentalidad explosiva, que combinada con el hecho de que muchos jóvenes llegaban con el objetivo de sumergirse en modos alternativos de concebir la realidad dio lugar a una agitada vida nocturna, a una sensación de alborotada fiesta callejera intercultural. Poco a poco, estos rasgos se fueron trasladando a distritos como Prenzlauer Berg, en Berlín oriental, donde, en una explosión de reorganización, las viviendas derruidas fueron transformadas en relucientes edificaciones.

El centro turístico e histórico de la capital de Alemania se encuentra en el distrito de Mitte, donde se ubican la Puerta de Brandenburgo, la avenida Unter den Linden, la Alexanderplatz y los restos del barrio judío. La avenida de Friedrichstrasse es la respuesta berlinesa a la Quinta Avenida neoyorquina o a los parisinos Campos Elíseos. Reúne lugares históricos como el Checkpoint Charlie, centros culturales, comerciales y de ocio. En la avenida Kurfürstendamm se sitúan multitud de hoteles, restaurantes, cines y tiendas. En ella está también la iglesia evangélica luterana del Kaiser Guillermo, construida en 1895, de la que se conserva únicamente una torre en ruinas como recuerdo de los bombardeos de 1945.

El centro cultural de la ciudad se localiza en el complejo Kulturforum, que reúne museos, archivos y bibliotecas. Allí está también el Auditorio de la Berliner Philharmonie. Berlín es un lugar repleto de espacios dedicados al arte, edificios de interés histórico y monumentos como el Trümmerfrauen, que recuerda a las mujeres que después de la guerra retiraron los escombros para permitir la reconstrucción de la ciudad. Otros monumentos berlineses indispensables son la Puerta de Brandenburgo, el cineclub Arsenal, la Iglesia de San Nicolás, el barrio francés del siglo XVII, etcétera.

Berlín es una capital en continua evolución, a caballo entre el pasado y el futuro. Con el paso de los años, Berlín ha adquirido una perspectiva particular, transformándose en una metrópoli de la industria, la ciencia, la cultura y los medios de comunicación.

Texto: Patricia Peláez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super