lunes, 11 de diciembre de 2017

Sobre el miedo y las mentiras.

Retrato de Ángeles Flórez Peón “Maricuela”. Fotografía: Ernesto Coro Morán.

Es de lo que se sirve esta derecha española para conseguir lo que desea; con miedo y con mentiras, y si aún no es suficiente añaden la fuerza.

Pero nada de eso me hace perder las esperanzas. En el año 1936, con la unión de la izquierda y el triunfo electoral del Frente Popular, se lograron objetivos importantes, por ejemplo la libertad de quienes habían sido encarcelados como consecuencia de la Revolución de Octubre del 34.

Bien lo recuerdo: salieron los presos y la libertad permitió que los jóvenes de entonces pudiésemos unirnos en una misma organización, las Juventudes Socialistas Unificadas, y manifestarnos por vez primera de forma conjunta el día Primero de Mayo de aquel año.

Aunque todo parecía tranquilo mi madre nos decía: “esta gente no se va a resignar a que gobierne un gobierno de izquierda”, y tenía razón. El 18 de julio los fascistas dieron un golpe de estado, pero el pueblo resistió y estalló la Guerra Civil tras la que, como es bien sabido, llegarían 40 años de dictadura; solo cuando murió Franco fue posible iniciar la transición a la democracia al contar con una derecha moderada, la Unión de Centro Democrático.

En el año 1982 el PSOE ganó las elecciones con Felipe González y durante 13 años siguieron votándole; aunque fuese a regañadientes la derecha lo aceptó, si bien pronto comenzaron a pensar que tantos años de gobierno de izquierdas no era bueno y comenzó el acoso.

Decía el periódico del País en 1998: “Según Luis María Ansón, el PP y varios financieros conspiraron para desalojar a Felipe de la Moncloa”. No fue la única vez que hicieron cosas semejantes. En mi muro de Facebook figura otra noticia, esta vez contra José Luis Rodríguez Zapatero, acusándole nada menos que ser de la ETA.

Recordar ahora todas estas historias me resulta indignante y bochornoso, pues hay que tener la cara muy dura para ocultar, como pretenden algunos, qué hicieron entonces los banqueros, los grandes empresarios, la derecha política o la misma jerarquía de la iglesia católica. Los mismos que ahora callan ante los desmanes de Rajoy, quitándole derechos al pueblo. Los mismos que han apoyado al PP en su hipócrita llamamiento a los socialistas para que le permitiesen gobernar España, cuando al mismo tiempo amenazaba y metía miedo con convocar nuevas elecciones.

Sinceramente lo digo: me cuesta trabajo creer hasta qué punto se puede manipular a las personas por oscuros intereses, sobre todo a quienes yo creía inteligentes, honestas y comprometidas. Yo no dudo de su socialismo, todos tenemos derecho a equivocarnos, pero a quienes permitieron que Rajoy pudiese seguir gobernando les pregunto: ¿Qué harán si la derecha vuelve a convocar elecciones en unos meses? ¿Cómo explicarán a los militantes y votantes socialistas lo que han hecho?

Todo esto me produce una gran tristeza, sobremanera por ver que un pueblo que ha sufrido tanto parece condenado a seguir bajo la presión del miedo, el que crea la derecha desde siempre pues es su mejor arma, pero también que están creando quienes no se merecen llevar unas siglas, las del PSOE que Pablo Iglesias, nuestro fundador, convirtió en un ejemplo de humildad, honestidad y lucha a lo largo de toda su vida.

Lo digo sinceramente: viendo estas cosas se me cae el alma a los pies. Pero aún y así es preciso levantarse, rebelarse, luchar por la unión del pueblo, por la libertad y el socialismo. ¡Resistiremos!

Texto: Ángeles Flórez Peón “Maricuela”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super