lunes, 25 de septiembre de 2017

Sobre la muerte, el amor y la espiritualidad.

Alicia de Mendieta, “Neophyte” (2016).

De marcada tendencia esotérica y alquímica, a Alicia de Mendieta le gusta leer libros sobre la historia de la magia durante el proceso creativo de muchas de sus obras. De esa manera, cada uno de los dibujos de esta joven artista autodidacta alcanza en la realidad un carácter de taumaturgia; albergando siempre una narrativa y una cualidad tras de sí. Algunos sirven como protección, otros para cambiar situaciones y otros simplemente simbolizan estados de conciencia: como el viaje del alma hacia la luz. Muy influida por la corriente simbolista del siglo XIX, las temáticas más importantes para Alicia son la muerte, el amor y sobre todo la espiritualidad.

Por esta razón, a menudo su obra evoca el misterio pero sin llegar a clarificar su significado. La única forma de averiguarlo es preguntando a la propia artista. En este tipo de iconografías nada es lo que parece. Hay quien considera que su trabajo es melancólico e incluso oscuro, cuando en realidad se trata de ilustraciones que se centran en un momento concreto del “viaje del alma”, un proceso intermedio proyectado a través del arte. Como ocurría con William Blake, en ocasiones algunas personas catalogan la obra de Alicia dentro del género terror cuando deberían enmarcarla en un ámbito cuasi místico. Si bien es cierto que el aire victoriano de alguna de ellas, especialmente los retratos masculinos, puede evocar historias en la línea de Edgar Allan Poe u otros románticos.

Pero en absoluto, en ninguna de las variadas técnicas que Alicia de Mendieta utiliza, desde el simple dibujo a tinta sobre papel a los lienzos o grabados, jamás la imagen es utilizada para expresar aspectos oscuros del alma humana. El misticismo que simbolizan puede resultar solemne pero nunca negativo, siempre redundando en el crecimiento del espíritu y la evolución.

Texto: Deva Tuero.

Un comentario

  1. Manuel Ángel Valdés

    Amor y Muerte, Eros y Tánatos: una inescrutable dualidad estudiada a lo largo de la historia, entre otros, por Freud. Eros, la pulsión de vida. Tánatos, la pulsión de muerte que señala el deseo de abandonar la lucha vital y regresar a la aquiescencia y la sepultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super